martes, noviembre 24, 2020
17 C
Oviedo
Inicio Financiación ¿Cómo facturar a mi propia empresa correctamente? - Billin

¿Cómo facturar a mi propia empresa correctamente? – Billin

Si has constituido una sociedad en este artículo te mostramos cómo tienes que facturar a tu propia empresa y cómo hacerlo de forma correcta según tu condición en ella.

En este artículo encontrarás1 ¿Existe la nómina de un autónomo?2 ¿Cuándo puede un autónomo facturar a su propia empresa?3 ¿Cuál es la mejor opción según cada caso?
¿Existe la nómina de un autónomo?
La nómina de un autónomo se puede realizar, pero sólo en el caso de autónomos societarios, aunque, con la última Reforma Fiscal, habrá que cumplir una serie de requisitos para poder cobrar los servicios mediante una nómina, ya que, si no, habrá que realizar el cobro a emitiendo una factura la empresa.
Antes de la Reforma Fiscal del año 2015, los autónomos societarios recibían su retribución económica mediante una nómina, posteriormente, se han establecido diferentes cambios, dando lugar a dos opciones diferentes a la hora de cobrar su servicio a la empresa, las cuales, dependerán de los siguientes requisitos:
Facturar el autónomo los servicios con IVA a la empresa.
Cobrar mediante una nómina de autónomo societario.
¿Cuándo puede un autónomo facturar a su propia empresa?
Veamos los diferentes casos posibles para que un autónomo puede tener nómina o no:
Ser socio y administrador
En el caso de tener una sociedad, siendo socio (con más del 25% del capital social) y administrador, tendrás que darte de alta en RETA y emitir una factura por los servicios prestados.
Existe la excepción de que el administrador pueda tener un trabajo remunerado, en este caso, se aprobaría en Junta General y vendría estipulado en los estatutos de la sociedad.
Esta remuneración se establecerá como un autónomo con nómina, el cual, percibirá como rendimientos del trabajo y se le aplicará una retención variable que puede ir desde el 19% al 35%.
Pero en el caso de que el administrador tenga menos del 25% de participación de capital social de la empresa, no se dará de alta en el régimen especial de autónomos, sino en el Régimen General Asimilado (sin desempleo y FOGASA), así no podría despedirse a sí mismo ni cobrar desempleo.
Ser socio y además trabajador de la sociedad
El hecho de ser socio de una sociedad, no implica tener que ser el administrador, para este caso habrá que tener en cuenta el tipo de actividad a la que se dedica la sociedad:
Servicios profesionales (odontólogos, economistas, etc.) y el socio también es un profesional, entonces tendrás que emitir factura por la prestación de tus servicios a la empresa, y recibirás rendimientos por actividad económica.
Servicios empresariales: el socio recibirá una nómina de autónomo como rendimientos del trabajo.
Ser socio, pero no trabajador. En este caso, para poder remunerar a un socio que no es trabajador, se realizará mediante dividendos, nunca con factura ni como nómina.
¿Cuál es la mejor opción según cada caso?
Como hemos visto, el hecho de retribuir los servicios prestados por un socio a la empresa mediante nómina o factura, es uno de los temas más polémicos que han surgido en estos últimos años en los ámbitos fiscales y laborales.
La Agencia Tributaria ha intentado aclarar esta cuestión analizando el caso de un socio no administrador que tiene más del 33% del capital social de una empresa que se dedica a prestar servicios profesionales, aclarando en su consulta vinculante, que este socio debe emitir factura a la sociedad debido a los siguientes requisitos:
Son servicios profesionales
Y el servicio que presta el socio coincide con el que presta la sociedad
Para la sociedad es un gasto deducible y podrá desgravarlo con sus facturas en el Impuesto de Sociedades, mientras que el socio tendrá que declarar en IRPF rendimientos de actividad económica.
En el caso de que no se den las anteriores circunstancias, el socio no estará obligado a darse de alta en Hacienda y obtendrá una nómina de autónomo societario, la cual, se considerará rendimientos del trabajo para el socio y gastos deducibles fiscalmente para la sociedad en el Impuesto de Sociedades.
Por tanto, tanto una situación como la otra, será beneficiosa para la sociedad, ya que, podrá deducir esa remuneración en el Impuesto de Sociedades, mientras que, para el socio, será más favorable el hecho de percibir una nómina, ya que, se evitará tener que presentar impuestos en Hacienda de forma trimestral.
Ante esta situación, lo que siempre habrá que tener presente es que la relación de pagos entre el administrador de una sociedad y la propia entidad es una operación vinculada, y, por ello debe cumplir con los criterios de valoración de estas operaciones.
Si tienes dudas a la hora de facturar a tu propia empresa utiliza los comentarios y te ayudaremos en todo lo que necesites.

Ir a la fuente
Author: Alejandro Castellano

- Publicidad -

Most Popular

Qué intereses económicos hay detrás de Microsoft para comprar TikTok

Microsoft ha confirmado que ha iniciado conversaciones con la empresa china ByteDance para comprar las operaciones de su red social TikTok en parte del...